“Ver a la persona como herida , no como enferma”

Me resuena, una y otra vez, esta afirmación que da título al texto. Beth Filson explicándonos que el cómo es de lo más importante a la hora de escuchar y acompañar en el sufrimiento del otro/a. Nos hablaba de su experiencia, del sufrimiento de muchas de ellas, y cómo el contacto, la relación, o un psiquiatra que le dio una camisa limpìa generó el principio del alivio. Al final es algo, tan fácil y díficil, como dar espacio al otro/a , a la persona que quiere ser mirada. A veces, este querer se transmite de una manera que daña, que hiere al que tenemos cerca, pero a veces no se encuentra otra. Hablaba de las autolesiones como forma de lanzar ese SOS. De esto muchas otras personas, hablan de ellas como una forma de no dañar al otro, o incluso de aliviar angustia hacia fuera (aunque a veces ese fuera es dentro). Pero no me lio, que el tema es otro.

Al final Beth nos explicaba lo relacional como espacio en el que sanar (aliviar, hacer más vivible, …) y , en eso, no puedo estar más de acuerdo. “Los vínculos nos salvan”, hasta de las peores circunstancias.  A pesar de este individualismo salvaje al que no avoca el sistema en el que vivimos, lo colectivo empuja como fuerza. Beth planteaba que la ayuda , desde lo psi, implica quitar de poder al que tenemos enfrente cuando justo es lo contrario lo que repara: dotar de poder, generar una relación, explorar espacios en conjunto. Aquí entra en juego la compasión, entendida como una variable que nos pone en juego frente al otro: el hacernos valiosos mutuamente.Si yo miro, escucho , hago presente a alguien le estoy dotando de poder, de entidad, de lugar en el mundo. Si lo niego, si no escucho, si impongo discursos, le estoy despojando de lo que es, y por tanto lo enfermo. Aquí entra algo con el que tenemos que tener cuidado: el poder de retraumatización , de dañar, que tenemos desde nuestro lugar. Este poder existe, y ejerce su control desde lugares pequeños , y probablemente inadvertidos. Plantearle a un adulto cuál debe ser su higiene, sus hábitos en su hogar, el tipo de relación que debe llevar, … son formas de control y de ejercer poder. Debemos tener claro que esto se da, para ser responsable con lo que hacemos, decimos y escribimos.

Claves eran fundamentales para Beth:

1. Preguntar ¿qué te ha ocurrido? , en vez de ¿qué te pasa?

2.  Ver a la persona como herida, no como enferma.

3. Dar espacio, lugar en el mundo, mirar al otro, reconocerle. 

4. La compasión, la amabilidad como forma de acercarse al sufrimiento.

5. Aceptar que hay cosas que nos duelen, nos mueve, y nos descolocan.

 

Kate Millet

Viaje al manicomio

 

Anuncios
Etiquetado , ,

¿Es posible cuidar sin contención mecánica?

Desde Primera Vocal  han colgado este documento sobre las posibles alternativas a la contención mecánica.

¿Qué os parece?

es-posible-curar-sin-contencion-mecanica_primera-vocal_web

Etiquetado , , , ,

“DDHH y dignidad para los enfermos mentales”

Hay documentos tan potentes que no hace falta comentarlos, sólo escuchar atentamente.

Etiquetado , ,
Anuncios
La Isla de ká

o el Ateneo Virtual

Caminando, caminando...

Caminando, caminando voy buscando libertad. Ojalá encuentre camino para seguir caminando... (Víctor Jara)